La canciller alemana, Angela Merkel, apremió a la cúpula egipcia a poner en libertad al depuesto presidente Mohamed Mursi y a posibilitar un regreso al marco constitucional en Egipto que implique a "todos los grupos de la población".

"Comparto el parecer del ministro de Exteriores Guido Westerwelle, de que el presidente Mursi debe ser liberado", afirmó la canciller, en una entrevista con la televisión pública alemana ARD.

Merkel se refirió así a la declaración el viernes de su titular de Exteriores, a la que siguió poco después un llamamiento en el mismo sentido por parte de Estados Unidos a favor de la liberación de Mursi, en paradero desconocido desde su detención.

La jefa del Gobierno alemán apeló en la entrevista a las autoridades egipcias a "no tratar de aislar a los Hermanos Musulmanes", sino a buscar "por todos los medios" un "camino común" que implique a todos los egipcios.

Westerwelle urgió el viernes a las autoridades egipcias a dejar en libertad a Mursi y permitir que la Cruz Roja Internacional (CRI) tenga acceso al exmandatario.

El ministro de Exteriores advirtió contra "toda forma de persecución política" y afirmó que su Gobierno comparte con sus aliados la opinión de que se debe evitar cualquier tipo de "justicia selectiva".