El presidente de la aerolínea Asiana, propietaria del avión estrellado ayer en San Francisco, no considera que el suceso se haya debido a un problema del aparato, y ha descartado un fallo del motor como motivo del choque que ha dejado dos fallecidos.

"Por ahora, estimamos que no hubo problemas por parte ni del avión ni de sus motores", declaró el presidente de la aerolínea Yoon Young Doo.