El accidente de un avión de Asiana el sábado en San Francisco, en el que murieron dos pasajeras, dejó a dos ocupantes paralizados, con lesiones en la columna vertebral, y a ocho en estado crítico, informó este domingo una portavoz del Hospital General de la ciudad californiana.

La directora de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte, Deborah Hersman, dijo en conferencia de prensa que la torre de control del aeropuerto, ubicado unos 20 kilómetros al sur del centro de San Francisco, no recibió aviso alguno de problemas cuando el Boeing 777 se aproximó a la pista el sábado en la tarde.

Los registros de datos del vuelo 214, que procedía de Shánghai (China) con una escala en Seúl (Corea del Sur) indican que el piloto intentó acelerar los motores del avión aproximadamente 7 segundos antes de que la cola de la nave golpeara una barrera que separa el extremo de la pista 28 Izquierda y las aguas de la Bahía de San Francisco.

El grabador de voces en la cabina muestra que 1,5 segundos antes del impacto, los pilotos indicaron que iniciarían "una vuelta" para otro aterrizaje.

Los datos corroboran el relato de Benjamin Levy, uno de los pasajeros, que dijo a la prensa que vio por la ventanilla junto a su asiento los muelles de la bahía y pensó que estaban demasiado cerca del avión.

Según el relato de Levy, el piloto trató de acelerar los motores "justo cuando estábamos a dos o tres metros del agua", lo que pudo haber elevado la cabina y bajado la cola del avión haciendo que la parte trasera golpeara una de las barreras en la cabeza de la pista.

La jefa de cirugía del Hospital General de San Francisco, Margaret Knudson, dijo que los heridos llegaron en tres tandas al hospital por orden de la gravedad de su estado.

De los 53 pacientes atendidos en el Hospital General de San Francisco, 34 fueron dados de alta y 19 permanecen hospitalizados, dijo la portavoz de la institución, Rachael Kagan, que añadió que seis de ellos, incluida una niña, están en situación crítica.

El Hospital Stanford informó de que trató a 55 pacientes del avión de la aerolínea surcoreana, de los cuales 11 fueron internados. Dos de esos pacientes estaban en estado crítico.

Otras siete personas que fueron llevadas al Hospital de Niños Packard, en Stanford, se encuentran en buenas condiciones.

El vicecónsul general de Corea del Sur en San Francisco, Hong Sung Wok, confirmó que las dos personas que murieron en el accidente viajaban con pasaporte chino, pero no dio más detalles.

El presidente de la aerolínea, Yoon Young-doo, dijo este domingo en una conferencia de prensa en Seúl que las dos víctimas mortales eran dos adolescentes chinas, y el microblog de Asiana las identificó como Ye Mengtuan y Wang Linjia, ambas de 16 años y estudiantes de la escuela intermedia Jiangshan.

La jefa del Cuerpo de bomberos de San Francisco, Joanne Hayes White, dijo que las dos víctimas fueron halladas muertas en la pista, pero no se sabe si habían sido expelidas de la nave o sacadas por otros pasajeros.

La mayoría de los ocupantes del avión evacuó la nave por sus propios medios, saltando a las rampas inflables, y al menos 182 recibieron asistencia médica en hospitales del área.