La Policía Provincial de Québec elevó este domingo a cinco los muertos y cifró en 40 los desaparecidos a causa del descarrilamiento y explosión el sábado de un tren cargado de petróleo en la pequeña localidad canadiense de Lac-Mégantic.

Un nuevo informe policial da cuenta del último balance provisional de víctimas y desaparecidos, tras el hallazgo este domingo de dos cuerpos entre los escombros de edificios destruidos por la explosión y los incendios que se produjeron tras descarrilar el tren.

Alrededor de 30 edificios del centro de Lac-Mégantic quedaron totalmente destruidos.

Las autoridades de Québec han advertido que el número de víctimas mortales puede aumentar considerablemente a medida que los equipos de rescate acceden al punto central del accidente.

Familiares y amigos de personas que se encontraban en la localidad en el momento del accidente han creado una página web que contiene decenas de nombres para intentar localizar el paradero de sus allegados.

Más de 24 horas después del accidente, dos vagones cisterna continuaban en llamas y los bomberos dijeron que podían producirse explosiones, lo que está dificultando las labores de rescate.

De momento, las autoridades no han querido aventurar cómo se pudo producir el accidente que ocurrió alrededor de las 5.00 GMT del sábado cuando un tren compuesto de cinco locomotoras y 77 vagones cisterna cargados con petróleo, descarriló en el centro de Lac-Megántic.

La localidad tiene unos 6.000 habitantes y está a 250 kilómetros al este de Montreal.

La compañía responsable del tren, Montreal Maine & Atlantic Railway, dijo que el convoy estaba estacionado sin maquinista en las afueras del pueblo a la espera de hacer un cambio de turno, y por motivos que se investigan, empezó a desplazarse por la vía hasta ganar velocidad y descarriló.

Pero una mujer que presenció el accidente dijo a medios de comunicaciones locales que el tren estaba en llamas una hora antes de descarrilar en el centro de la localidad.