El disidente cubano Guillermo Fariñas ha recogido este miércoles el Premio Sájarov a la Libertad de Conciencia que le concedió el Parlamento Europeo en 2010 por su contribución a la apertura democrática en la isla tres años después. Entonces, el régimen de los Castro impidió al disidente salir de Cuba para recoger el premio y estuvo representado con una silla vacía simbólica en la ceremonia de entrega.

Fariñas ha aceptado emocionado el premio que ha recordado que no puedo recoger en persona hace tres años "en nombre de todos los que han hecho posible este viaje en el tiempo y en todos los espacios" y ha prometido que "Cuba será libre" un día "no por decisión" del régimen de los Castro sino por "la voluntad de los gobernados".

"Este puño en alto significa la fuerza de la esperanza que habrá democracia un día en Cuba", ha subrayado el reconocido disidente cubano en la ceremonia de entrega del Sájarov.

"Queremos devolverle el senito de servicio público a la política y eso solo se puede lograr a través del camino que hemos exigido, la no violencia y los Derechos Humanos. Vamos a continuar nuestra lucha no violenta, pero no nos vamos a dejar imponer ningún tipo de mandato, ni por ls autoridad ni un gobierno que no es legitimo" porque no ha sido elegido "democráticamente" por el pueblo cubano, ha lanzado el disidente, convencido de la "victoria" del pueblo cubano. "Contamos con la fuerza de la verdad, que nos hace invencibles, aún después de ser asesinados", ha apostillado, parafraseando a Ghandi.

Fariñas que ha recordado a sus "compañeros" de lucha como Laura Pollán y Oswaldo Payá, pero también a Orlando Zapata y otros, también ha tenido palabras para su madre, presente en la ceremonia y tras revelar que ella misma le pidió que se exiliara de Cuba pero ha prometido continuar su lucha. "Porque esa mujer me hizo lo que soy", ha asegurado.

"Nosotros somos el cambio porque representamos el poder de un pueblo que no se resgina a vivir sin las libertades que useted disfrutan", ha subrayado el disidente, que ha agradecido el apoyo a la Eurocámara por este "prestigioso" premio y "reconocer nuestra lucha" con él.

Fariñas ha advierto de que "continuarán los arrestos, las amenazas, las golpisas y los encarcelamientos" en la isla y ha lamentado que "el creciente desafíos cívico" de los cubanos "ha impuesto" al régimen la necesidad de cambiar pero ha lamentado que han apostado por "cambiar algo para no cambiar nada" tras recordar que el réigmen tacha de "propaganda enemiga" la Declaración Universal de Derechos Humanos. "No todos los cubanos pueden salir libremente de Cuba", ha recordado.

"Ha sido un largo camino, lleno de sinsabores, pero también de grandes satisfacciones", ha asegurado el disidente, que ha recordado que muchos en Cuba como él han puesto su vida en peligro por la lucha democrática y ha dejado claro que volverán a hacerlo porque se juegan "el fundamento mismo de la vida y la coexistencia humana que es la libertad", al tiempo que ha calificado de "vergüenza" de Bielorrusia, con igual "Gobierno dictatorial" que en Cuba, al tiempo que ha criticado "las complicidades de los escenarios políticos internacionales" que dan cobertura a estos regímenes, cosechando una gran ovación de los eurodiputados.

"Ha sido un camino largo, pero aún queda mucho más por avanzar hasta que logremos la democracia en nuestra patria", ha concluido, al tiempo que ha recordado los safrificios de la disidencia cubana que ha logrado "colocar al régimen que nos oprime en posición de precariedad ante la opinión pública mundial", prometiendo llevar su lucha "hasta las últimas consecuencias".

Guillermo Fariñas, doctor en psicología y periodista y uno de los disidentes cubanos más conocidos, ha llevado a cabo 23 huelgas de hambre a lo largo de su vida para protestar contra la censura y la violación de los Derechos Humanos en Cuba y ha pasado más de 11 años en la cárcel.

La última la inició en febrero en 2010 tras la muerte de otro disidente, Orlando Zapata, una huelga que estuvo a punto de costarle la vida y a la que puso fin 135 días después, tras el anuncio de la liberación de 52 presos políticos en Cuba gracias a la mediación de la Iglesia Católica.

Las líderes de las Damas de Blanco, Berta Soler Hernández, Belkis Cantillo Ramírez y Laura Labrada Pollán, hija de la fallecida fundadora del grupo, Laura Pollán, recogieron por su parte el premio Sájarov que les concendió la Eurocámara en 2005 en renocimiento a su coraje y compromiso con la libertad de los presos políticos y el respeto a los derechos humanos el pasado 23 de abril, tras ocho años de espera en su caso.

Su grupo fue creado en 2003 para defender la liberación de los 75 disidentes cubanos detenidos en el marco de la Primavera negra.

Además de las Damas de Blanco y Fariñas, el premio Sájarov también ha sido concendido al disidente cubano Oswaldo Payá, quien falleció junto al también disidente Harold Cepera a finales de julio pasado en un accidente de tráfico en el que se vio implicado el dirigente de las Juventudes del PP Ángel Carromero.

El Parlamento Europeo concede anualmente el premio Sajarov a la libertad de conciencia desde 1988 a personas u organizaciones que se hayan distinguido por su lucha contra la injusticia y la opresión en el mundo.

También ha sido concendido a otras destacadas personalidades como el sudafricano Nelson Mandela, el ghanés Kofi Annan, la birmana Aung Sang Suu Kyi, las Madres de la Plaza de Mayo, de Argentina, así como al activista chino Hu Jia y activistas de la Primavera Árabe y del colectivo Basta Ya.