El juez Baltasar Garzón ha defendido este miércoles, en relación con el caso del exanalista de la CIA Edward Snowden, que la seguridad no se puede imponer a derechos como la libertad de información y expresión, y a otros como el de la intimidad de las personas.

Preguntado por el caso Snowden durante la presentación de Convocatoria Cívica, una plataforma impulsada por el exjuez de la Audiencia Nacional, Garzón ha reiterado que no asumirá la defensa del exanalista de la CIA.

"Mi despacho no se hará cargo porque estamos centrados en el caso Wilileaks y este caso es diferente", ha respondido el juez quien ha querido dejar claro que no tiene relación con el asunto Snowden más allá de la que sí tienen algunos de sus clientes.

Con todo, ha subrayado que la seguridad no se puede anteponer a derechos como la libertad de expresión o información.