Estados Unidos consideró este jueves una decisión unilateral de los países europeos la prohibición del sobrevuelo sobre su territorio del avión del presidente de Bolivia, Evo Morales.

"Las decisiones (de bloquear el paso de Morales) fueron tomadas por países individuales, y deberían preguntar a ellos por qué toman esas decisiones", afirmó Jen Psaki, portavoz del Departamento de Estado, en su rueda de prensa diaria.

Psaki eludió precisar si Washington había hablado con esos países para evitar la supuesta llegada del extécnico de la CIA Edward Snowden, quien es buscado por EEUU tras ser acusado de espionaje.

Reiteró que "en los últimos diez días hemos estado en contacto con un amplio número de países con posibilidad de que Snowden aterrizase o transitase a través" de ellos.

"Nuestra posición es clara, este hombre ha sido acusado de filtrar información clasificada y de tres cargos delictivos, por lo que debe regresar a EEUU", remarcó la portavoz estadounidense.

El avión de Morales permaneció varado trece horas en el aeropuerto de Viena cuando regresaba a Bolivia desde Moscú ante la falta de autorización para sobrevolar el espacio aéreo de Francia y Portugal.

Igualmente, Psaki esquivó la pregunta de si Washington había pedido a las autoridades austríacas que inspeccionasen el avión presidencial por si se encontraba dentro Snowden, quien se encuentra en la zona de tránsito del aeropuerto de Moscú desde el 23 de junio a la espera de que algún país le conceda asilo.

"De nuevo, les referiría a todos esos países para que describan qué ocurrió y por qué se tomaron determinadas decisiones", subrayó la portavoz estadounidense.

El bloqueo del vuelo del presidente Morales ha provocado una ola de denuncias desde países latinoamericanos, que han exigido explicaciones por lo ocurrido.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, aseguró que los países europeos que impidieron el sobrevuelo del avión presidencial pusieron "en riesgo" la vida del mandatario y deben dar explicaciones.

Poco antes de partir de Viena, Morales afirmó que a su vuelta a La Paz se estudiarán las posibles medidas que se pudieran tomar por la situación, que ha definido como una "agresión a América Latina" y "un secuestro".

Desde La Paz, el Gobierno boliviano ya ha anunciado que convocará con urgencia al embajador de Francia e Italia y al cónsul de Portugal en el país para que expliquen las razones por las que se denegó el sobrevuelo y el aterrizaje al avión de Morales.

Por su parte, el presidente francés, François Hollande, comentó hoy el incidente al asegurar que había "informaciones contradictorias" acerca de quién iba en el avión.

Por ello, dijo Hollande, una vez que se aclaró que quien viajaba en el avión era "el presidente de Bolivia dimos la autorización".

El avión de Morales despegó hoy desde Austria, después de que el Gobierno español ofreciese una alternativa para que se realizase una parada técnica en las Islas Canarias.

El ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, explicó que el Gobierno autorizó el martes tanto el sobrevuelo como la escala técnica en Gran Canaria.