El Pontífice Francisco ha dedicado la mañana a visitar la Basílica de Santa María La Mayor de Roma