Tras la elección, se pone en marcha un proceso que terminará con la bendición del Papa