El FMI comunicó el miércoles a su personal y su junta directiva que era objeto de un ataque «cuyas dimensiones aún se desconocen». La institución financiera no hizo ningún anuncio público sobre el ataque, que se produjo en unos momentos en que el FMI intenta seleccionar a un nuevo director-gerente tras el arresto de Dominique Strauss-Kahn el mes pasado en Nueva York, acusado de un delito sexual. Varios funcionarios de alto rango indicaron al diario que el ataque fue «serio y complejo». «Se trata de una brecha (de seguridad) muy grande», aseguraba ayer uno de los funcionarios.