El presidente de Yemen, Alí Abdulá Salé, sufre heridas "de gran alcance" y graves quemaduras en el 40 por ciento de su cuerpo provocadas por el ataque del pasado viernes a su palacio en Saná, lo que le llevará a permanecer un mínimo de dos semanas en Arabia Saudí hasta que se recupere, según han confirmado este lunes fuentes médicas y diplomáticas.

Salé se encuentra estable en un hospital militar de Riad, la capital saudí, donde va a ser operado por un equipo médico germano-saudí por las heridas de metralla que tiene en su cara, cuello y pecho.

En principio, sus seguidores aseguraron que Salé sólo tenía heridas menores, aunque fuentes diplomáticas han sostenido que el presidente yemení tiene quemaduras en el 40 por ciento de su cuerpo, según ha informado el diario británico 'The Guardian'.

Además, fuentes médicas han declarado a la cadena qatarí Al Yazira que Salé tendrá que someterse a operaciones de cirugía estética y han insistido en que necesitará un periodo de recuperación de dos semanas antes de que pueda volver a la capital yemení.

No obstante, el vicepresidente de Yemen, Abd-Rabu Mansur Hadi, ha manifestado que Salé volverá al país "en los próximos días" después de hablar con él por teléfono, mientras que la oposición ha reiterado que tratará evitar que el presidente yemení vuelva al país.