El responsable de Agricultura del estado de Baja Sajonia, Gerti Lindemann, ha apuntado a una granja alemana de brotes de soja como probable origen de la infección por la nueva cepa de la bacteria 'E. Coli' que hasta el momento ha costado la vida a 22 personas. La cifra de afectados en toda Europa supera ya los dos millares.

La causa "más convincente" del brote estaría en una explotación en la localidad de Bienenbuettel, a unos 70 kilómetros al sur de Hamburgo. La producción ya está paralizada mientras se realizan más estudios para confirmar que se trata del origen de la infección.

"Hay un rastro muy claro (hacia esta explotación), origen de la infección", ha señalado Lindemann en una rueda de prensa. El resultado de los estudios que se están realizando podría conocerse tan pronto como mañana lunes.

La bacteria habría contaminado distintas partidas de brotes de soja, brotes de alfalfa, brotes de judías mung, brotes de rábano y brotes de rúcula de esta misma empresa destinadas a restaurantes y mayoristas de los estados de Hamburgo, Schleswig-Holstein, Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Hesse y la Baja Sajonia.

Todavía faltan los resultados definitivos de laboratorio que se esperan para este lunes por la tarde, "pero los indicios son tan claros que el ministerio recomienda renunciar en estos momentos al consumo de brotes", declaró el titular de Agricultura de Baja Sajonia, Gert Lindemann en rueda de prensa.

"No se puede descartar que el producto contaminado con la bacteria ya haya sido totalmente procesado y vendido", agregó.

Según el ministro regional, una empleada de la distribuidora señalada, ubicada en el distrito de Uelzen, ha sido diagnosticada con esta bacteria intestinal.

"Para nosotros es la causa de contagio más plausible", indicó.

Agregó que "los brotes pueden haber llegado de forma directa o a través de intermediarios a establecimientos en Hamburgo, Schleswig-Holstein, Mecklemburgo-Antepomerania, Hesse y Baja Sajonia".

El ministro señaló que la empresa afectada ha sido temporalmente cerrada como medida preventiva y que las semillas distribuidas serán retiradas.

No obstante, agregó que estas sospechas no ponen en cuestión las recomendaciones hechas por el Instituto virológico Robert Koch de Berlín de no consumir pepinos, tomates y lechugas sin cocinar.