Un avión espía de EE UU mató en la región tribal de Waziristán del Sur a Ilyas Kashmiri, el comandante paquistaní más importante de Al Qaeda, que ganó notoriedad tras la reciente eliminación de Osama Bin Laden. En una carta, el portavoz del grupo Harkatul Yihad Al Islami, Abu Hiza Kader, informó de la muerte en un ataque con misiles.