La guerrilla colombiana de las FARC afirmó hoy que sigue "reclamando una oportunidad para la paz, no para la rendición", en su primer pronunciamiento tras la muerte en un bombardeo de su jefe militar y figura clave de la organización, "Mono Jojoy".

"El único camino es la solución política y pacífica para el conflicto social y armado interno, y en ella somos y seremos factor determinante", subraya un comunicado del órgano de difusión de las FARC, la revista Resistencia, fechado hoy y divulgado por la Agencia de Noticias Nueva Colombia (Anncol), afín a los rebeldes.

"Las demás estrategias solo contribuyen a prolongar la espiral de la guerra", sostienen las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), al insistir en la invitación que le hizo su jefe máximo, Guillermo León Saenz ("Alfonso Cano"), al presidente Juan Manuel Santos para "sentarse a conversar".

En medio de la euforia por el éxito de la "Operación Sodoma", como se bautizó al operativo conjunto de las Fuerzas Armadas y la Policía que acabó con el "Mono Jojoy", el Gobierno envió un mensaje muy claro a "Alfonso Cano" y a todos sus hombres: "entréguense, desmovilícense".

Pero los rebeldes respondieron hoy que "no es por la vía de la exterminación del contrario que Colombia encontrará la paz y la reconciliación".

Pese a los "avatares de la confrontación, seguiremos enfrentando mientras tengamos, como hasta hoy, el respaldo popular de las gentes humildes (...). Ahí está el secreto que nos proyecta al futuro tanto en las selvas como en las ciudades de Colombia", añaden las FARC. También critican al "régimen" por "cantar una falsa y victoriosa aniquilación de la insurgencia".

"Mientras haya injusticia, desplazados y desterrados, acaparamiento de la tierra y la riqueza, bandas de narcotraficantes y paramilitares cogobernando, impunidad, corrupción, pobreza extrema (...) ahí seguirán apareciendo sin cesar los semilleros genuinos para la existencia de las FARC", señalan.