El presidente de EEUU, Barack Obama, pidió hoy a Israel una extensión de la moratoria sobre la construcción de nuevos asentamientos en Cisjordania que expira el próximo día 29.

En su discurso ante la Asamblea General de la ONU, en el que lanzó un emotivo llamamiento a israelíes y palestinos, Obama explicó que esa moratoria "ha creado una diferencia sobre el terreno y ha mejorado la atmósfera en las negociaciones".

El presidente estadounidense, que abordó en su discurso asuntos desde la recuperación económica mundial a la guerra en Afganistán y el programa nuclear iraní, dedicó la mayor parte de su intervención al conflicto en Oriente Medio.

Esas conversaciones de paz entre israelíes y palestinos, que comenzaron en Washington el pasado 2 de septiembre y continuaron la semana pasada en Sharm el Sheij (Egipto) tras una interrupción de dos años, amenazan con volver a bloquearse ante el final de la moratoria.

Obama aseguró que si "esta vez no dejamos que el terror, o la turbulencia, o los gestos para la galería, o el politiqueo se interpongan", en 2011 "podremos contar con un acuerdo que lleve a un nuevo miembro de la ONU, un Estado palestino que viva en paz con Israel".

Obama lanzó también un llamamiento a los Estados árabes a prestar una mayor asistencia a los palestinos para que puedan crear las instituciones de su futuro Estado, y para que no intenten socavar la seguridad de Israel.

Obama también mencionó que "la puerta de la diplomacia sigue abierta para Irán" si ese país acepta cumplir sus compromisos internacionales y renunciar al enriquecimiento de uranio.