Además, las autoridades afganas hallaron los cadáveres de tres funcionarios electorales que habían sido secuestrados y dos soldados británicos murieron en un atentado.