Guerra fue la sucesora de Dilma Rousseff, que es la candidata del gubernamental Partido de los Trabajadores en las presidenciales del 3 de octubre, para los que se perfila como clara favorita con una intención de voto superior al 50%.