El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, considera que la comisaria europea de Justicia, Viviane Reding, debería haber abordado en "privado" con el Gobierno francés sus críticas a las expulsiones de gitanos desde Francia.

Así lo expone en una entrevista que publicó hoy en su edición digital el diario francés "Le Figaro", donde Berlusconi afirma que Reding tendría que haber actuado así "antes de expresarse públicamente como lo hizo".

"Este problema de los gitanos no es específicamente francés", aseguró Berlusconi en la víspera del Consejo Europeo que se celebra el jueves en Bruselas. "Afecta a todos los países de Europa", agregó el jefe del Gobierno italiano, quien afirmó que "hay que añadir este asunto al orden del día" de la reunión en la capital comunitaria "para que hablemos todos juntos con el fin de encontrar una posición común".

"La discriminación por etnia o raza no tiene lugar en Europa, es incompatible con los valores de la UE", por ello "las autoridades nacionales que discriminen a grupos étnicos están violando los derechos fundamentales comunitarios ratificados por todos los estados miembros, incluida Francia", dijo Reding.

"Este asunto de los gitanos no es además el único que se plantea a Europa: también está la inmigración clandestina", continuó por su parte el primer ministro Berlusconi, quien aseguró a "Le Figaro" que su país "está especialmente expuesto por la extensión de sus costas".

"Europa no ha entendido todavía que no se trata sólo de un problema francés o italiano, o griego o español", añadió. "El presidente Sarkozy, por el contrario, es plenamente consciente. Esperamos que la convergencia franco-italiana ayude a sacudir a Europa y a afrontar el problema por medio de políticas comunes", según Berlusconi.