Teherán exigía una fianza de medio millón de dólares para su excarcelación, pero EE UU afirmó que no ha pagado «nada».

El presidente norteamericano, Barack Obama, celebró la liberación de Shourd y recordó al régimen de los ayatolás que en la misma prisión aún hay dos conciudadanos, Shane Bauer y Josh Fattal, «que no han cometido ningún crimen».

Por otro lado, el diplomático iraní Farzad Farhangian, de 47 años, que trabajaba hasta ahora en la embajada de Irán en Bruselas, anunció ayer en Oslo que pedirá asilo político en Noruega.