Dos manifestantes murieron ayer en el este de Afganistán en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad durante las protestas por los planes, más tarde anulados, del pastor de Florida Terry Jones, quien amenazó con quemar ejemplares del Corán en el noveno aniversario de los ataques del 11-S. En los enfrentamientos también resultaron heridas al menos otras siete personas más.