Diversas ciudades europeas fueron ayer escenario de protestas contra las expulsiones colectivas de gitanos rumanos y búlgaros decretadas por el Gobierno francés. Lisboa, Bruselas, Roma, Budapest, Madrid y Barcelona, entre otras, fueron escenario de protestas que alcanzaron su mayor intensidad en París y en varias ciudades francesas, donde decenas de miles de personas secundaron la llamada a condenar la política «xenófoba» del Ejecutivo del conservador Sarkozy. En la foto, la manifestación celebrada en la capital francesa.