Una mancha de petróleo de unos 1.600 metros por treinta ha sido detectada en el área del Golfo de México donde está instalada la plataforma petrolera que explosionó hoy, dijeron a Efe fuentes de la Guardia Costera de Estados Unidos.

Elizabeth Bortelon, portavoz de la Guardia, precisó que "no se sabe" aún de donde proviene exactamente el crudo que formó esa mancha, aunque está en los alrededores de la plataforma accidentada y en las mismas aguas donde ocurrió el vertido de BP.

La plataforma accidentada hoy es la Vermilion Oil Rig 380, propiedad de Mariner Energy, con sede en Houston (Texas), y está instalada a unos 160 kilómetros de las costas del estado de Luisiana (EEUU).

Trece personas que se encontraban en esas instalaciones saltaron al agua protegidas con trajes especiales y están a salvo, aunque uno de ellos resultó herido, según informaron las autoridades.

Todos los afectados fueron evacuados primero en un barco a otra plataforma cercana y después fueron trasladados en helicóptero a un hospital en tierra firme.

El accidente se produjo al oeste de donde se originó el derrame de petróleo de BP, el peor desastre ecológico de la historia de Estados Unidos, motivado por la explosión que ocurrió el 20 de abril pasado en la plataforma Deepwater Horizon, que se hundió.

Poco después de la explosión de hoy, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, informó de que el pozo "no está activo", pero dijo que si se produjera contaminación, las autoridades tienen "listos" los recursos para responder.

Un portavoz de Mariner Energy, Patrick Cassady, dijo a la CNN que todavía se desconocen las causas del accidente, que la compañía está investigando.

"Parece ser que (los trabajadores) pararon la producción y fueron evacuados", señaló Cassady, que confirmó que "no hay operaciones de perforación" en esa plataforma e informó de que hay siete pozos petrolíferos alrededor de la misma.

Según Cassady, en la plataforma se efectuaban operaciones de reconstrucción por los daños ocasionados por el huracán "Ike", que golpeó el Golfo en 2008, y que había fuego en una parte de las instalaciones.

El accidente ocurrió en torno a las 14.30 GMT y la Guardia Costera envió varias unidades y cuatro helicópteros para rescatar a los operarios que saltaron al mar.

Tras la explosión, las acciones de Mariner Energy cayeron un 5% y las de otra compañía que pretendía comprarla, Apache Corp., bajaron un 1,8%.

Grupos ecologistas como Sierra Club lamentaron hoy el accidente y expresaron sus preocupaciones y denuncias sobre la extracción de petróleo costa afuera.

"Es muy claro que el enfoque actual de extracción de petróleo en aguas profundas es simplemente muy peligroso. No necesitamos poner los trabajadores estadounidenses en peligro", dijo el grupo en un comunicado.