Bagdad

La violencia sectaria -con la marca de los terroristas de Al Qaeda- contra los peregrinos chiíes que estos días pueblan las carreteras y mezquitas de Irak sigue imparable y, en apenas 24 horas, se ha cobrado las vidas de unas 150 personas, hiriendo a varios centenares más.

Después de que el jueves murieran al menos 84 personas, 53 de ellas iraníes, y más de 120 resultaran heridas en dos atentados, otros dos ataques suicidas añadieron ayer a otras 60 personas, entre ellas 25 iraníes, a la lista de víctimas mortales y causaron heridas a otras 130. Al cierre de esta edición, se temía por la vida de varios de los heridos, en situación de extrema gravedad. Entre las víctimas hay numerosas mujeres y niños.

Los atentados de ayer fueron perpetrados de modo simultáneo contra el santuario chií de Bagdad dedicado al imán Musa al Kazim, uno de los más sagrados para esa rama del islam, que se encontraba atestado de fieles ocupados en cumplir con las oraciones del viernes, el día santo musulmán.

Según fuentes policiales, dos desconocidos que portaban cinturones con explosivos los detonaron simultáneamente en el santuario, situado en el barrio de Kademiya, en el norte de la capital, desatando la tragedia. Aunque nadie se responsabilizó del doble atentado, lleva la inequívoca marca suicida de la banda de Bin Laden o de alguno de sus satélites yihadistas. Mientras, en EE UU sigue cada vez más vivo el debate político sobre las torturas a las que, bajo la administración Bush, se sometió a prisioneros acusados de terrorismo. La atención se centró ayer en la conveniencia de crear una Comisión de la Verdad que depure responsabilidades. Aunque el presidente Obama expresó hace una semana su rechazo a una «caza de brujas», el pasado martes dejó la puerta abierta a la creación de una comisión independiente. Con todo, Obama no abraza por el momento la idea de la Comisión de la Verdad, ya que considera que el actual es un momento para la reflexión sobre los errores del pasado y no para las represalias. Ayer se anunció que el Pentágono publicará el 28 de mayo unas 2.000 fotografías que prueban las torturas.