Las polémicas palabras pronunciadas ayer en la jornada inaugural por el presidente iraní, Mahmud Admadineyad, que tildó a Israel de racista, provocaron el abandono de la sala por los embajadores europeos.