Washington, Estados Unidos anunció ayer que no participará en la Conferencia Mundial contra el Racismo de la ONU, que comienza hoy en Ginebra, dado que el nuevo texto, pese a contener «mejoras significativas», sigue teniendo un tono antisemita y antiisraelí que no puede apoyar.

El portavoz del Departamento de Estado, Robert Wood, aplaudió los avances registrados en la revisión del documento. Sin embargo, explicó que el texto final «todavía contiene un lenguaje que reafirma en su conjunto la Declaración de Durban, que Washington «es incapaz de apoyar», como ha reiterado en varias ocasiones. Estados Unidos e Israel abandonaron la Conferencia de Durban (Sudáfrica) en 2001, por considerar que tuvo un tono antisemita. Estados Unidos considera que la Declaración de Durban destaca «un único conflicto y prejuzga asuntos clave que solamente pueden resolverse en negociaciones entre israelíes y palestinos», sostuvo Wood.