Islamabad, Un atentado perpetrado ayer por un suicida contra un convoy del Ejército de Pakistán acabó con la vida de al menos 27 personas, la mayoría miembros de las fuerzas de seguridad, en una zona del conflictivo noroeste del país próxima a las áreas tribales. El ataque tuvo lugar cerca de un puesto de control policial del área de Doaba, en el distrito de Hangu, situada en la Provincia de la Frontera del Noroeste, informó una fuente militar. El ataque es el último de la cadena de episodios violentos que en las últimas semanas ha dejado atentados en varias partes del país, entre ellas el Noroeste, y ha forzado a las delegaciones de los organismos internacionales a extremar las medidas de seguridad.