Jerusalén

El enviado de EE UU para Oriente Medio, George Mitchell, puso de manifiesto ayer ante el ministro israelí de Exteriores, el ultraderechista Avigdor Lieberman, que su país no contempla otra solución que la de los dos estados para resolver el conflicto con los palestinos.

Liberman, por su parte, calificó de «importante» y «minucioso» su encuentro con Mitchell y precisó que sirvió para «coordinar posiciones». Sin embargo, incidió en la necesidad de encontrar «nuevas ideas», ya que el camino tomado por los anteriores gobiernos no llegó a «buen puerto».

Lieberman dijo recientemente que su Gobierno no se siente vinculado por el proceso de paz de Annapolis, que tiene como fin último la creación de un estado palestino.

El ministro israelí también se reunió ayer con su homólogo español, Miguel Angel Moratinos, quien señaló que el nuevo Ejecutivo hebreo «no descarta la fórmula de dos Estados» y que está «revisando sus posiciones antes de presentar una plataforma ante la comunidad internacional». Una iniciativa que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, probablemente presentará al presidente de EE UU, Barack Obama, a finales de mayo, cuando ambos se entrevisten en La Casa Blanca.