Bangkok

Las protestas que desde hace días enfrentan en Tailandia al Ejército con manifestantes opositores, y a estos con seguidores del Gobierno, se cobraron ayer sus dos primeras vidas en la capital, Bangkok, donde desde el domingo reina el estado de excepción, al igual que en otras cinco provincias vecinas. Más de un centenar de personas resultaron heridas en los choques de ayer.

A la muerte de un civil, de 50 años de edad, se sumó poco después la de un chico de 19 años, ambos víctimas de los disparos efectuados con pistolas por un grupo de manifestantes contra vecinos del barrio de Nang Lergn, próximo a la sede Gobierno, que criticaban sus acciones, según indicó el ministro adjunto a la jefatura del Gobierno, Sathit Wongnongtoey. Fuentes oficiales del Centro Médico de Emergencias de Bangkok explicaron que otras nueve personas fueron ingresadas en el hospital con heridas de bala, entre ellos seis con pronóstico grave. A lo largo del día, los soldados abrieron fuego en repetidas ocasiones para disolver a los grupos de manifestantes que reaparecían en varias zonas de la capital, alentados por la última consigna del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, su líder, quien el domingo por la noche llamó a los suyos desde el exilio a hacer la revolución. Al anochecer, unos 10.000 partidarios de Shinawatra, depuesto en el golpe de Estado perpetrado por los militares en 2006, seguían atrincherados tras neumáticos y vallas metálicas en varias calles próximas a la sede gubernamental y atacaban con bombas incendiarias el cuartel general del Ejército, donde lograron causar daños de escasa importancia. Los enfrentamientos y escaramuzas comenzaron ayer antes de que amaneciera, cuando las tropas cargaron contra varios miles de activistas que bloqueaban desde el viernes una de las principales arterias de la ciudad.

La Oficina de Turismo de Tailandia en España aseguró ayer que el sector turístico no se está viendo afectado por las protestas, para la tranquilidad, dijo, de los turistas españoles que se puedan encontrar actualmente en el país. La Oficina insistió además en que las infraestructuras de transporte del país -aeropuertos, carreteras y ferrocarril- y los hoteles «funcionan con total normalidad».

No obstante, el Ministerio de Exteriores español aconseja que se evite viajar a Tailandia mientras persista la situación de inestabilidad provocada por las protestas antigubernamentales. A los españoles que se encuentran en Bangkok Exteriores les pide que extremen la prudencia, que eviten desplazamientos innecesarios y que se alejen de los lugares con concentraciones masivas o despliegues policiales.