Nueva York

EE UU continuará con la agenda prevista para la retirada de sus tropas a finales de 2011 a pesar de los atentados registrados en las últimas semanas en Irak que se han cobrado la vida de diez soldados estadounidenses en días, el último de ellos ayer.

Así lo aseguró el comandante de las tropas estadounidenses en Irak, general Ray Odierno, en una entrevista concedida a la cadena CNN. Odierno recalcó que a pesar de que «aún se producen incidentes graves», la situación «es mucho más segura» y las condiciones de seguridad «han mejorado mucho».

Al pedirle el entrevistador que calificase en una escala de uno a diez su confianza respecto a la retirada prevista de las tropas, el general aseguró: «Es un diez. Ha habido una clara mejora de la seguridad. La cuestión es saber si podremos mantenerla o si los iraquíes podrán mantenerla. Queremos que ellos sean capaces de mantener la estabilidad mientras nos marchamos», enfatizó.