Londres

El hombre que murió la semana pasada en Londres en el marco de las protestas por la cumbre del G-20 fue atacado por la espalda por un policía antidisturbios, según un vídeo recogido en la página web del diario "The Guardian".

Momentos después del ataque, que se produjo en pleno corazón financiero de la capital británica, Ian Tomlinson, de 47 años de edad, sufrió un infarto al corazón y murió. Al parecer Tomlinson no era un activista sino un quiosquero que se dirigía de camino a casa cuando fue agredido por los agentes.

La Comisión Independiente de Quejas de la Policía (IPCC, en sus siglas en inglés), encargada de investigar la muerte del ciudadano británico, ha recopilado testimonios de testigos que presenciaron la escena en el momento que se produjeron los disparos y han asegurado que presenciaron cómo fue atacada la víctima.

Además, la IPCC está intentando conseguir su propio vídeo. El vídeo difundido ayer, filmado por un gerente financiero neoyorquino que se encontraba en Londres por motivos de trabajo, muestra cómo Tomlinson, que andaba con las manos en los bolsillos, no se enfrentó a los policías, no hizo ningún tipo de provocación y no opuso resistencia cuándo los agentes antidisturbios le golpearon, motivo por el cual cayó al suelo.

Por su parte, la oposición liberal-demócrata dijo que el incidente es «nauseabundo» y pidió que se lleve a cabo una investigación criminal completa. «Este vídeo demuestra un ataque provocado por un oficial de Policía hacia un viandante», denunció el portavoz en temas de Justicia de los Liberal Demócratas, David Howarth.

Tras unos largos minutos de inacción policial, la Policía atendió al hombre detrás de un cordón policial y le practicó lo que parecen maniobras de reanimación. A su llegada al lugar de los hechos, el equipo médico le trasladó a un hospital cercano, donde finalmente certificaron su muerte.