El atentado tuvo lugar esta mañana, cuando un agresor hizo estallar la carga explosiva que llevaba en su vehículo junto a una patrulla policial en la ciudad de Lashkar Gah, situada en la conflictiva provincia sureña de Helmand, dijo el portavoz del gobernador, Daud Ahmadi.

Según la fuente, un coche de la Policía quedó completamente destrozado y otro recibió daños parciales.

Por el momento, ningún grupo ha reivindicado el atentado aunque la provincia de Helmand, núcleo mundial de la producción de opio, es uno de los bastiones tradicionales de los insurgentes talibanes.

La insurgencia utiliza los ingresos del opio para financiarse en su lucha contra el Ejército regular y las tropas internacionales desplegadas en Afganistán, donde cada año mueren miles de personas víctimas de la violencia.