Berlín

Un hombre de unos 60 años mató ayer a tiros a una mujer en la Audiencia de Landshut, en el sur de Alemania, e hirió gravemente a dos personas más antes de suicidarse de un disparo, según informó la policía. El ataque tuvo su origen, al parecer, en la disputa por una herencia, cuyo reparto debía decidirse ante el tribunal y que enfrentaba al asesino con su familia. El asesino estaba sentado entre el público durante la vista y, durante un receso, desenfundó el arma en un pasillo del tribunal, disparó y alcanzó a tres personas.