Nueva York, El Consejo de Seguridad de la ONU concluyó sus deliberaciones de ayer sobre la situación de crisis creada por Corea del Norte al lanzar un cohete de largo alcance sin lograr el consenso ni tomar decisión alguna sobre qué acción tomarán contra Pyongyang.

El presidente de turno del Consejo, Claude Heller, indicó que las consultas entre los países «seguirán y el Consejo se volverá a reunir».

Pese a que la mayoría estuvo de acuerdo en considerar el lanzamiento una amenaza a la estabilidad regional, los países no lograron una voz única, dada la oposición de Rusia y China, protector del régimen estalinista de Pyonyang.