Londres

El jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, mantuvo ayer su primer encuentro personal con el presidente estadounidense, Barack Obama, quien le trasladó su interés en visitar pronto España. El primer saludo de ambos tuvo lugar en el Palacio de Buckingham, durante la recepción ofrecida por la reina Isabel II a los líderes que hoy participarán en la reunión del G-20.

Según informaron fuentes del Gobierno español, Zapatero y Obama pudieron conversar con tranquilidad, con ayuda de una intérprete, y tuvieron tiempo para repasar la crisis económica internacional; la próxima cumbre de la OTAN, a la que ambos asistirán mañana y el sábado, y las relaciones internacionales. Obama indicó a Zapatero que le gustaría visitar pronto España, pero ambos quedaron en hablar con más detenimiento durante la reunión bilateral que mantendrán el próximo domingo en Praga, donde participarán en la cumbre informal UE-EE UU organizada por la Presidencia checa de la Unión.

Les gusta el baloncesto

En una charla distendida, incluso comentaron sus aficiones deportivas compartidas, según las fuentes de la delegación española. A los dos les gusta correr y el baloncesto y quedaron en practicar juntos alguno de los dos deportes cuando haya ocasión.

Horas antes, el primer ministro británico, Gordon Brown, había pedido a Zapatero que medie para lograr un acuerdo en el G-20 sobre la regulación del sistema financiero internacional, según informaron ayer fuentes del Ejecutivo español. Gordon Brown pidió la colaboración de Zapatero el pasado fin de semana, cuando coincidieron en la Cumbre de Líderes Progresistas de Viña del Mar (Chile) y volvió a solicitar su ayuda por canales diplomáticos en las últimas horas, ante las discrepancias que aún persisten entre los líderes que asisten al crucial cónclave. Según las fuentes del Gobierno español, el mandatario británico sabe que España está de acuerdo con la posición que defienden Francia y Alemania, a favor de que se acuerde una nueva regulación del sistema financiero, pero cree que Zapatero es consciente de la necesidad de que se alcance un acuerdo de consenso. «España va a hacer lo que esté en su mano para llegar a ese acuerdo», apuntaron las fuentes del Ejecutivo. En una rueda de prensa conjunta en Londres, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, señalaron ayer las que consideran «líneas rojas» del crucial encuentro e insistieron en que la creación de una «nueva arquitectura» del sistema financiero mundial es uno de los objetivos innegociables.

La importancia de una cita

Las miradas de todo el mundo convergen hoy en Londres, con la esperanza de que los líderes reunidos en la capital británica pongan medios para salir de la crisis económica más grave desde la de 1929.

Cuatro son los principales asuntos a debate: 1) las inversiones públicas para relanzar la economía; 2) la necesidad de una mayor regulación del sistema financiero internacional; 3) la reforma del FMI para aumentar su capacidad de préstamo a los países en dificultades y 4) la necesidad de no caer en la tentación proteccionista. El punto 2º es el más conflictivo.

Diez años del Grupo de los 20

El G-20 nació a finales del siglo XX como una ampliación del G-8, el club de los ricos, para dar voz a las economías emergentes. Se reunió por primera vez en 1999 en Berlín.

Agrupa a la UE y 19 países: EE UU, Alemania, Francia, Italia, Reno Unido, Japón, Canadá, Rusia (integrantes del G-8), Argentina, Australia, Brasil, China, India, Indonesia, México, Arabia Saudita, Sudáfrica, Corea del Sur y Turquía. En la primera cumbre sobre la crisis (noviembre de 2008), Francia tenía dos asientos, el suyo y el de la UE. Cedió este último a España que, así, quedó asociada a las cumbres.