Los Angeles.- Los candidatos demócratas y republicanos a la Casa Blanca concentran ayer sus fuerzas en California, el gran premio del "supermartes", el próximo día 5, en el que se disputarán elecciones primarias en 22 estados. California, el estado más grande de EE UU, es el que más delegados envía a las convenciones de ambos partidos.

En los últimos tiempos, las primarias en California se celebraron en marzo, después de que los votantes del resto del país hubieran coronado a sus candidatos preferidos o, al menos, hubieran allanado mucho su camino. Pero este año, será el próximo martes cuando se pongan en juego 441 delegados demócratas y 173 republicanos, que representan el 22 por ciento de los que necesitan Hillary Clinton y Barack Obama para hacerse con la candidatura demócrata, y el 15 por ciento de los que requieren los republicanos, que están encabezados ahora por John McCain, seguido de cerca por Mitt Romney.

Los resultados en California, la octava economía del planeta, que cuenta con una alta población hispana, marcarán el nivel de conexión con la primera minoría del país, la comunidad hispana. Según la última encuesta del rotativo "USA Today", McCain, con un 35%, aventaja a Romney en 12 puntos. El impulso de McCain podría aún ser mayor después de que, ayer mismo, el gobernador republicano Arnold Schwarzenegger hiciera público su apoyo oficial al senador por Arizona.

Entre los demócratas, y en una consulta realizada antes del éxito de Obama en Carolina del Sur el pasado sábado, Clinton lideraba la contienda con un 47%. Clinton y Obama tenían previsto para la pasada madrugada (hora española) un debate de alto voltaje.

El miércoles por la noche -madrugada de ayer en España- McCain y Romney se disputaron el título de candidato más conservador, poniendo en juego sus credenciales sobre economía, guerra de Irak e inmigración. Así, Romney se quejó de que McCain «jugó sucio» al acusarle de apoyar una fecha de retirada para las tropas desplegadas en Irak. El senador por Arizona recordó al ex gobernador de Massachusetts que el pasado abril dijo que los gobiernos de EE UU e Irak deberían establecer "calendarios" que no se hicieran públicos. McCain se ha beneficiado de la confirmación de la retirada del ex alcalde de Nueva York Rudy Giuliani.

Giuliani, el candidato suicida que se lo jugó todo a una carta

En contra de lo que dicta el sentido común y la historia de Estados Unidos, el ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani decidió jugarse su futuro presidencial a una sola carta, las primarias de Florida, una estrategia inédita y arriesgada que resultó suicida.

El ex alcalde de Nueva York decidió desoír lo que decían los expertos y optó por saltarse las primeras citas electorales de su partido, entre ellas dos claves, los caucus de Iowa y las primarias de New Hampshire. Al permanecer en la sombra, Giuliani no sólo perdió proyección pública, sino que permitió al resto de candidatos de su partido tomar ventaja. «Giuliani ha hecho la campaña más incompetente que he visto en mi vida. Su ausencia en Iowa y Nuevo Hampshire ha sido interpretado incluso como un desprecio por los ciudadanos», dijo el analista político y profesor de la Universidad de New Hampshire Andy Smith.