La primera sesión de las negociaciones que el Gobierno y la oposición de Kenia comenzaron ayer en Nairobi fue interrumpida inmediatamente tras el asesinato de un segundo diputado del Movimiento Democrático Naranja (en la foto). El ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, pidió al Consejo de Seguridad de la ONU que intervenga en la crisis y consideró «urgente ayudar a la población» de ese país africano.