Bruselas.- La Unión Europea (UE) envió ayer, a seis días de la decisiva vuelta de las elecciones presidenciales en Serbia, una señal a los ciudadanos del país balcánico de que su futuro está en Europa y no en una vuelta al pasado nacionalista. La intención de una mayoría de países, entre ellos España, era proponer a Belgrado la firma inmediata del Acuerdo de Asociación y Estabilización, considerado la antesala de la adhesión a la UE. Holanda, sin embargo,volvió a hacer imposible la firma del Acuerdo de estabilización.

Según explicó el presidente del Consejo de la UE, el esloveno Dimitrij Rupel, la oferta finalmente acordada por Serbia y la Unión consiste en firmar en Bruselas el 7 de febrero, cuatro días después de las elecciones, un «acuerdo político interino». El Alto representante de la UE, Javier Solana, resumió el mensaje que los Veintisiete, unánimemente, pretenden lanzar a la población serbia con su oferta de ayer: «vuestro futuro reside en Europa». «Serbia está aquí, no en el Pacífico, y su futuro está con nosotros», recalcó. Pero para el comisario de la Ampliación, el finlandés Olli Rehn, está claro que «los serbios deben elegir entre un pasado nacionalista o un futuro europeo».

El próximo 3 de febrero se celebra la segunda ronda de las elecciones presidenciales en Serbia, en las que compiten el pro-europeísta Boris Tadic y el ultranacionalista y pro ruso Tomislav Nikolic, ganador de la primera ronda. El texto de seis puntos aprobado por los Veintisiete llama a «intensificar la cooperación política con Serbia vistas a acelerar su camino hacia la UE, incluido su estatus de candidato», al tiempo que reconoce su «papel crucial» en la estabilidad y desarrollo económico de los Balcanes. Mientras, los líderes albano-kosovares se reunieron ayer en Pristina para ultimar los preparativos de la proclamación de independencia, según informó el primer ministro de Kosovo, Hashim Thaçi. Mientras, crecen los rumores sobre la posible fecha de la proclamación de la independencia y se habla del 6 y el 17 de febrero y el 9 de marzo, en coincidencia con las elecciones generales en España. El diario "Koha Ditore" aseguró ayer, citando fuentes diplomáticas, que EE UU prefiere que la proclamación sea en febrero, aunque los países de la UE dispuestos a reconocer la independencia de Kosovo intentarán aplazarlo por los comicios en España. La posibilidad de un aplazamiento «son mínimas si España no se compromete a reconocer la independencia de Kosovo». Por otra parte, "Koha Ditore" agregó que la misión de la ONU en Kosovo ha instado a sus empleados extranjeros a evacuar a sus familiares ante la inminente decisión sobre el estatuto, por razones de seguridad. Por otra parte, el negociador ruso para la cuestión de Kosovo, Alexander Botsan-Jarchenko, advirtió a EE UU. y a la UE de que su país «tomará medidas» si la provincia serbia de mayoría albanesa declara unilateralmente su independencia. El secretario de Estado para la UE, Alberto Navarro, lamentó que las decisiones sobre una posible independencia de Kosovo se tomen en EE.UU. y Rusia.