Jerusalen / Beirut.- La Policía egipcia, en colaboración con las fuerzas de seguridad de Hamás, volvió ayer a cerrar la mayor parte de los boquetes que quedaban abiertos en la frontera entre Gaza y Egipto. Según constató Efe, las fuerzas de seguridad prohibieron la entrada de palestinos a Egipto por dos de las brechas que quedaban abiertas, mientras que un gran número de agentes se concentraron en el paso de Salahedín, el único abierto ahora en los dos sentidos. Los dos pasos cerrados son la puerta de Brasil, donde está prohibido el tránsito en ambas direcciones, y el agujero más ancho perforado el viernes pasado por militantes palestinos en la valla fronteriza, donde sólo se permite a personas y vehículos volver a Gaza y no entrar en Egipto. Mientras, un palestino de 17 años murió ayer y otros cinco resultaron heridos cerca del campo de refugiados de Deheishe, al ser tiroteados por fuerzas israelíes, informaron fuentes médicas.

El ex diputado Omri Sharon, hijo del ex primer ministro israelí Ariel Sharon, deberá ingresar en febrero en prisión, donde cumplirá siete meses de cárcel, por decisión del Tribunal Supremo israelí. Sharon fue condenado en febrero de 2006 a nueve meses de cárcel y otros nueve de prisión condicional, además del pago de una multa de 53.651 euros tras ser declarado culpable de violar la ley de financiación de partidos y prestar falso testimonio. Pese a la pena inicial, el tribunal del distrito de Tel Aviv, acortó el período de cárcel a siete meses. Por otra parte, el Ejército libanés hizo un despliegue masivo en las zonas conflictivas de Beirut, tras los incidentes del domingo que se cobraron la vida de siete personas, mientras otras 28 resultaron heridas. Los ministros de Exteriores de la Unión Europea condenaron ayer «en los términos más enérgicos» los últimos atentados cometidos en El Líbano.