Roma.- El autor de la actual crisis del Gobierno de centroizquierda es el democristiano Clemente Mastella, miembro del conservador Partido Popular Europeo y ministro de Justicia hasta la semana pasada, cuando se supo que es investigado por un delito de corrupción política. Mastella, de 60 años, fue ministro de Trabajo en el primer gobierno del derechista Silvio Berlusconi, en 1994.

Líder de Unión de Democráticos para Europa (UDEUR), Mastella obtuvo en las elecciones de abril de 2006 un 1,4% de los votos, la mayoría en la región sureña de Campania, el territorio donde se desenvuelve la organización mafiosa napolitana de la Camorra.

Al líder democristiano, que según los periódicos italianos avisó el lunes al Vaticano antes que a Prodi, para comunicar su decisión, le investiga la Fiscalía de Caserta, en la región de Campania, por corrupción, junto con su esposa y nueve miembros de la UDEUR.

Entre las acusaciones contra Mastella y su gente figura la de presionar al presidente de Campania, Antonio Bassolino, para colocar en un cargo público a uno de sus hombres de confianza.

En su cuaderno de bitácora, este político profesional que fue elegido diputado por primera vez el 20 de junio de 1976, cuando tenía veintinueve años, se defiende y en su carta de dimisión dice que lo que se le atribuye como delito no es más que «algo típico de la política».