París.- El presidente francés, Nicolas Sarkozy, instó ayer en París a su colega colombiano, Alvaro Uribe, con quien se reunió 45 minutos, a «no excluir» ninguna cooperación «útil» para la rápida liberación de los rehenes de las FARC enfermos o mujeres, incluida Ingrid Betancourt, y a «facilitar» nuevas liberaciones como hizo para las recientes de dos cautivas. Sobre la labor de mediación de Francia, España y Suiza, recién restablecida por Uribe, Sarkozy dijo que podría ser «útil» si cuenta con «garantías de independencia y márgenes de discusión indispensables para su éxito». Sarkozy reafirmó a Uribe el compromiso de Francia y su «determinación personal» de contribuir a una «solución rápida al drama que viven los rehenes». Sobre la intervención de la Iglesia colombiana en un acuerdo humanitario, Sarkozy aseguró a Uribe que Francia apoya «todas las iniciativas susceptibles de contribuir a la liberación de los rehenes».Por su parte, Uribe indicó que, si fuera necesario, aceptaría una fuerza internacional de interposición en la «zona de encuentro» que ha propuesto la Iglesia para la liberación de rehenes.

Por otro lado, cuatro de los cinco grandes sindicatos franceses y tres organizaciones patronales formalizaron ayer la firma de la reforma del mercado de trabajo que habían negociado y que el Gobierno ha prometido trasponer en ley.