París.- El presidente francés, Nicolas Sarkozy, considera que es momento de que los principales actores económicos establezcan una «concertación estrecha y discreta» para tratar en serio las dos grandes debilidades de la economía internacional: el desequilibrio monetario y la falta de transparencia de los fondos. Sarkozy hará este planteamiento durante la minicumbre del próximo día 29 en Londres con el primer ministro británico, Gordon Brown, y la canciller alemana, Angela Merkel, según adelantó ayer en su felicitación al Cuerpo diplomático. En este discurso, Sarkozy aprovechó para explicar que la construcción europea está a la cabeza de sus prioridades en política exterior. Con la firma del tratado de Lisboa, añadió, Europa está de nuevo «en marcha» y Francia ha retomado «todo su lugar» en la UE. Las prioridades de la presidencia semestral gala, explicó Sarkozy, serán la puesta en marcha del Tratado de Lisboa y el desarrollo de una Europa de la Defensa eficaz, con una «renovación» de la relación de Francia con la OTAN.