Abu Dhabi.- El presidente de Estados Unidos (EE UU), George W. Bush, acusó ayer a Irán de ser el principal patrocinador del terrorismo del mundo y aseguró que fortalecerá sus relaciones militares con los países del Golfo Pérsico para hacerle frente. Bush denunció que «el Gobierno de Teherán gasta cientos de millones de dólares» para financiar grupos terroristas como Hamás, Yihad Islámica, y da armas a los talibanes y a las milicias chiíes en Irak».

En el discurso que el presidente estadounidense pronunció ayer durante su visita a la capital de Emiratos Árabes Unidos, Abu Dhabi, acusó a Irán de ser una amenaza para la paz y la estabilidad de los países vecinos.

Las palabras de Bush tuvieron un rápida respuesta. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, expresó ayer su apoyo al aumento de las presiones internacionales y de la Unión Europea (UE) a Irán por la negativa de este país a suspender el enriquecimiento de uranio. «Sigue sin respetar sus obligaciones internacionales, queremos incrementar las presiones internacionales dentro del Consejo de Seguridad de la ONU y la UE hasta que cumpla con sus obligaciones», precisó. Por su parte, Irán prometió responder en un plazo de cuatro semanas a la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) sobre las medidas de verificación de sus actividades nucleares. Teherán también aseguró que las amenazas de Bush indican el fracaso de su gira por Oriente Medio.