Oviedo.- Ingrid Betancourt sabía que la política en Colombia es una actividad de riesgo con una guerrilla que lleva 40 años activa y un narcotráfico que espolvorea sobornos por toda la sociedad. Pero esta franco-colombiana de 46 años, hija de un ministro de Educación del dictador Gustavo Rojas Pinilla y de una reina de la belleza, congresista, diplomática y promotora del Albergue Infantil de Bogotá, no rehuyó los riesgos.

Había recibido amenazas de muerte en 1996 por denunciar relaciones entre la clase política y el narcotráfico. El 23 de febrero de 2002 fue secuestrada por las FARC mientras hacía campaña para las presidenciales.

«De Ingrid no tengo idea hace tres años», declaró su amiga Clara Rojas, que acaba de ser liberada en Venezuela después de 6 años de cautividad. La narcoguerrilla de las FARC las separó «por razones de seguridad». Ingrid confeccionó la primera ropa de Emmanuel, hijo de Clara y de un guerrillero de las FARC, nacido en cautiverio y hallado esta semana en un orfanato de Bogotá. «Ingrid le hizo la primera ropita, unos mitoncitos con unas sábanas azules que había muy lindas». Clara la traía en su maleta.

Ingrid Betancourt ha sido el gran objetivo de liberación de secuestrados de los últimos años. Su condición de franco-colombiana le da valor -Francia la reivindica como hija- y tiene alto rango como figura pública. Entró en política en 1989, fue representante a la cámara por el Partido Liberal y luego -después de denunciar la corrupción de ese grupo- fue fundadora, senadora y candidata presidencial del partido verde Oxígeno.

Las últimas pruebas de vida de Ingrid datan del 24 de octubre de 2007. Son una filmación en la que se la ve demacrada y cabizbaja y una carta a su madre, en la que relata su situación y su desánimo. Ingrid entraría en un posible «acuerdo humanitario» entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC. Se llama así a un intercambio de algunos de los 1.100 secuestrados de las FARC por guerrilleros encarcelados.

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, apoya a la familia de Ingrid ante el gobierno colombiano para lograr su liberación. El presidente colombiano, Alvaro Uribe, es contrario a las condiciones que han puesto las FARC.