El Gobierno de Romano Prodi aprobó ayer un nuevo plan para acabar con la crisis de la basura en el sur de Italia, que incluye poner a los soldados a barrer las calles y a los generales de división a supervisar la recogida de desperdicios. Un empresario italiano propuso enviar a Paraguay la basura acumulada durante estos días en Nápoles. En la imagen, quema de un autobús en la esta última ciudad durante los disturbios por la huelga de limpieza.