Washington / Teherán.- Embarcaciones de la Guardia Revolucionaria de Irán hostigaron y provocaron a tres barcos de la Marina estadounidense en el estrecho de Ormuz, informaron ayer fuentes del Pentágono. Los navíos de EE UU estuvieron a punto de responder con las armas, justo en el momento en que los barcos iraníes se retiraron, en un incidente que tuvo lugar el domingo, agregaron las citadas fuentes. «Es la provocación más seria de este tipo que hemos visto hasta el momento», según el Pentágono y la Casa Blanca, informó Efe. Teherán confirmó el incidente que calificó de «ordinario», según Europa Press.

Los hechos ocurrieron hacia las 5 hora española del domingo cuando una fragata, un destructor y un crucero de la Marina estadounidense se encontraban en la zona, camino del golfo Pérsico. «Cinco barcos muy pequeños estaban actuando de forma agresiva, cargando sus embarcaciones y tirando por la borda cajas obligándonos a realizar maniobras para esquivar», añadieron las fuentes.

El Departamento de Defensa de EE UU indicó que no hubo heridos «pero los pudo haber», y apuntó que los barcos iraníes se retiraron «en el mismo momento en que las embarcaciones estadounidenses estaban preparándose para abrir fuego en defensa propia». Añadió que las tripulaciones de los barcos iraníes llegaron a amenazar a los estadounidenses por radio e incluso avisaron de que «iban contra nosotros y que explotaríamos en un par de minutos».

Las autoridades iraníes, encabezadas por el presidente Mahmud Ahmadineyad, reiteraron en varias ocasiones su oposición a la presencia militar de EE UU en la región, por considerar que «la seguridad de la zona debe ser responsabilidad de sus propios países». Ahmadineyad propuso en diciembre a los vecinos árabes de Irán un acuerdo de cooperación económica y en materia de seguridad, con el fin de «impedir la interferencia de los extranjeros». El pasado octubre EE UU acusó a la Guardia Revolucionaria de Irán de ser «un productor de armas de destrucción masiva» y a sus fuerzas de élite de ser «defensoras del terrorismo». Además, los hechos tiene lugar en vísperas del inicio de una gira por Oriente Medio del presidente estadounidense, George W. Bush.

Las tensiones entre Washington y Teherán han aumentado en los últimos años ya que EE UU considera que Irán está desarrollando armas nucleares y entrenando a insurgentes en Irak, país que está ocupado por fuerzas anglo-estadounidenses desde marzo de 2003.

El director de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), Mohamed ElBaradei, visitará Irán los próximos 11 y 12 de enero para intentar resolver cuestiones no resueltas sobre el programa nuclear iraní y relanzar las negociaciones, que permanecen estancadas.

Por su parte, Al Qaeda anunció un «encuentro abierto» en internet con el número dos de la red Ayman al Zawahiri. y el Gobierno alemán quiere hablar con el Ejecutivo iraní sobre la expulsión de un diplomático alemán de Teherán bajo la acusación acciones no diplomáticas.