Nairobi.- El presidente keniano, Mwai Kibaki, ha tendido la mano al principal partido de la oposición y a su líder, Raila Odinga, ofreciéndose a formar un Gobierno de coalición y poner fin así a la violencia que actualmente está presente en todo el país y que comenzó tras las elecciones. Sin embargo, Odinga no está por la labor de colaborar y aseguró en rueda de prensa que no aceptará ningún trato por parte del jefe del Ejecutivo hasta que éste no dimita de su cargo. Estas declaraciones surgen después de que el presidente de Kenia se reuniera con la principal diplomática estadounidense para Africa, la subsecretaria de Estado Jendayi Frazer, quien previamente había mantenido un encuentro con el líder de la oposición. La ONU decidió cerrar su complejo en Kenia, donde la situación es penosa para cientos de miles de desplazados. El Papa pidió el fin inmediato de la violencia.