Islamabad.- Las elecciones en las que Pakistán renovará sus Parlamentos central y provinciales quedaron ayer pospuestas hasta el 18 de febrero, un retraso de 40 días que supone un duro golpe para el partido opositor de la asesinada Benazir Bhutto, informó Efe.

El presidente de la Comisión Electoral, Qazi Muhammad Farooq, dijo que la destrucción de material y oficinas electorales, sobre todo en la provincia sudoriental de Sindh, durante los disturbios que siguieron al atentado del 27 de diciembre contra Bhutto hace imposible mantener la cita del 8 de enero.

Según Farooq, los Gobiernos de las cuatro provincias del país habían convenido en que había que retrasar las elecciones «al menos un mes», pero la Comisión Electoral ha optado por esperar a que pase el conflictivo mes musulmán de Muharram.

El Gobierno ya estaba dando todas las señales de que el aplazamiento sería hasta después de Muharram, un mes de seguridad frágil en Pakistán como recordaban distintas voces oficiales. Tras asegurar a todos los partidos políticos que los comicios serán «libres y transparentes», Farooq les conminó a participar en ellos.

El presidente paquistaní, Pervez Musharraf, anunció su intención de movilizar la totalidad de sus fuerzas militares para asegurar el pacífico desarrollo de las elecciones, informó Europa Press/ Reuters.

Musharraf aceptó ayer la ayuda de Scotland Yard en la investigación del atentado contra Benazir Bhutto, tras expresar su «convicción» de que los responsables son los líderes radicales paquistaníes Fazlullah y Baitullah Mehsud.

En un mensaje a la nación retransmitido por televisión, el presidente afirmó que pidió ayuda al primer ministro británico, Gordon Brown, y que el equipo de Scotland Yard llegará «de inmediato» a Pakistán para ayudar a los investigadores paquistaníes. Estos ya han publicado las fotografías de los supuestos autores del asesinato.

Musharraf confió en que la ayuda de expertos británicos llenará las «lagunas» que pueda tener el equipo investigador paquistaní y permitirá acabar con las «dudas« suscitadas por su trabajo.

El opositor Partido Popular de Pakistán (PPP) que lideraba Benazir Bhutto «condenó» el aplazamiento de las elecciones legislativas, pero anunció que participará en ellas. También el ex primer ministro Nawaz Sharif condenó el aplazamiento y afirmó que se presentará a los comicios.

El PPP sospecha que su fallecida líder, Benazir Bhutto, fue asesinada con un moderno tipo de arma láser, una tecnología sólo alcance del Ejército paquistaní, según fuentes de la formación citadas ayer por medios locales.

Según estas fuentes, la red terrorista Al Qaeda no tiene acceso a este tipo de armamento, que están usando las tropas estadounidenses en Irak. Sólo algunos comandos de los servicios especiales del Ejército paquistaní, que se encargan de la seguridad del presidente del país pueden disponer de esta tecnología, según el PPP. Un líder de la formación, Babar Awan, señaló que un médico de Rawalpindi, al atender a Bhutto, le dijo que nunca había visto una herida «tan complicada» y añadió que el hecho de que Bhutto perdiera masa encefálica hizo temer a su partido que la ex primera ministra no recibió un impacto de bala sino de una pistola láser.