Berlin.- El Gobierno alemán estudia endurecer las leyes contra los delincuentes extranjeros, tras la alarma social surgida por agresiones a ciudadanos alemanes por jóvenes de origen inmigrante y ante el alto índice de delincuencia en ese colectivo, informó Efe.

Es «indiscutible» que el porcentaje de «jóvenes violentos y delincuentes reincidentes» es más alto entre los colectivos no alemanes, dijo el portavoz gubernamental, Ulrich Wilhelm, ante la discusión abierta tras la agresión en Múnich a un jubilado. La canciller Angela Merkel «es consciente de que hay que actuar en consecuencia, de acuerdo a los principios constitucionales» y sin olvidar que remediar esta situación no es sólo competencia de la Justicia, sino también «de la política de integración y educación», añadió.