Islamabad.- El régimen de Pervez Musharraf decidió ayer mantener la incertidumbre sobre las elecciones legislativas del día 8, pese a que las filas del partido de la asesinada Benazir Bhutto amenazaron con una campaña de desobediencia civil si son pospuestas, informó Efe.

Aunque sólo queda una semana para la cita aún oficial con las urnas, Musharraf optó por sus habituales tácticas dilatorias mientras distintas fuentes oficiosas daban por sentado que los comicios no podrán celebrarse hasta febrero.

La Comisión Electoral decidió posponer por segundo día consecutivo su anuncio oficial sobre si mantiene o pospone los comicios, que ayer relacionó con la necesidad de consultar con los distintos partidos.

El secretario de la Comisión, Kanwar Mohammad Dilshad, dijo que el organismo electoral quiere informar a los partidos de «las circunstancias que prevalecen en el país».