Tropas afganas rodearon ayer una prisión a las afueras de Kabul donde se han amotinado 2.000 reclusos, entre ellos talibanes y terroristas de Al Qaeda. La cadena de televisión local "Tolo TV" informó de que en el motín, que comenzó el sábado, ya han perdido la vida siete personas y otras 36 han resultado heridas, aunque esta versión no ha sida confirmada por las autoridades afganas. Los intentos de negociación han fracasado hasta el momento y frente a la cárcel -que puede verse en la fotografía-, situada en la localidad de Pul-i-Charkhi, se han apostado soldados afganos con tanques.